EL PERRO Y LA CIUDAD

Caminaba rápido el perro desolado. Su historia, sus experiencias, lo que había vivido hasta ahora le llevaba a la mente emociones muy distintas. Era la primera vez que se encontraba en una ciudad nueva, solo.

5910452496_1c88c91960_b

Las Ramblas, Barcelona | CC Search

Siempre había estado viajando mucho en su  vida, acompañado por sus mejores amigos: aquellos personajes tan locos para decidir de darle la vuelta al mundo a través del arte circense. Se exhibían en cada ciudad en la que iban, agarrando el cariño de la gente. El perro divertido a veces participaba en las actuaciones. La última fue en Zaragoza, el día que decidió irse. No sabía lo que le estaba pasando, simplemente necesitaba encontrar su identidad. Por la noche recogió sus pocas cosas y se dirigió hacia lo lejano. Estuvo corriendo horas y horas hasta que al amanecer se dio cuenta de haber llegado a una grande metrópoli, hasta en  la via principal. Era muy temprano, todavía no había muchísima gente caminando por la calle: algún borracho volviendo a casa y unos cuantos turistas orientales muy madrugadores. El perro encantado miró a su alrededor: edificios de varios colores entre beige, amarillo y varias tonalidades de verde y lila se asomaban contorneando una carretera muy ancha con una via peatonal en el medio llena de tiendas y chiringuitos. El perro curioso contempló el nombre de aquel nuevo lugar: Rambla de canaletes. La Rambla. Empezó a bajar por la via caminando muy de prisa, animado por descubrir el lugar.

16026947195_5658ab3059_k

Pasó en frente de una vivienda muy rara que llevaba pegados en la fachada algunos paraguas colorados. Justo detrás de este surgía en el fondo una torre con desplegada una bandera de líneas rojas y amarillas. El perro bienaventurado siguió corriendo hacia abajo. Sus ojos no podian no intentar abarcarlo todo. Sin querer se atropelló con un señor que con acento de extranjero le preguntó :”Cervezabeer?”. Sin contestarle el perro apasionado siguió su carrera. Al lado derecho un grande mercado en hierro iba abriendo sus quioscos. El perro hambriento se paró. De hecho no comía nada desde el día anterior y una noche pasada corriendo le había causado algún apetito. Se dirigió hacia el interior de aquella estructura tan negra y viva al mismo tiempo.

2484971204_c6235db5ba_z

Intentó poner cara de cachorro pero nadie le miraba. Veía sangrientos trozos de carne y ricos pedazos de fruta con colores muy encendidos. El hambre iba subiendo. Necesitaba encontrar algo. Más al fondo había el área del pescado. No era su plato preferido pero en esta ocasión cualquier cosa le venía bien. Una señora con cara muy redonda le miró desde encima de un banco. Este perro tan agotado le acordaba su Puixi muerto sólo algunos meses antes. Solucionó darle un pequeño trozo de salmón que había sobrado del día anterior. No estaba tan fresco para venderlo pero por cierto al pero desconocido le habría ido bien. Y de hecho este se lo comió de una vez. El perro satisfecho salió de aquel paraíso de colores, olores, sabores. Observando cada esquina se fue hasta el final de la Calle Hospital mientras que el interés por la nueva Ciudad iba subiendo minuto tras otro. Llegó a una vía muy parecida a la inicial: había dos carreteras para los coches en la parte exterior y en el medio una isla peatonal rodeada por palmas, llena de terrazitas de restaurantes y bares donde varias personas iban tomando sol, café, birra, aire. Al perro explorador le llegó una corriente de libertad y una ligera briza de felicidad. El sitio le estaba empezando a gustar. Además por fin encontró varios similares suyos que sueltos iban tranquilamente caminando y olfateando por aquí y por allá. El perro,solo, cruzó la carretera de los coches para ir hacia la zona peatonal. Ya estaba. Ya habia llegado. Esto era lo que estaba buscando: una nueva vida a partir de un nuevo lugar. Y Barcelona estaba lista para acogerle partiendo por el lugar más profundo de su corazón catalán: La Rambla del Raval.

7314507434_70ee9ff368_z

Barri digne, sempre.

Fede

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s