Una pareja, 7 años viajando

Jota y Dani: dos argentinos a quienes los estereotipos no les sientan bien, dos locos lindos, de esos que van pateando tableros, sacando etiquetas y borrando preconceptos. Llevan viajando juntos siete años, 39 países, 46574 km haciendo auto stop, 926 vehículos pero para esta pareja hay un solo número importante; el de historias vividas, y de ese ya perdieron la cuenta. Estuvieron presentes en las jornadas de los grandes viajes realizadas en la antigua fábrica de Estrella Damm Barcelona el mes pasado y nos cuentan como es vivir hace siete años con mochila en mano siguiendo un sueño y desafiando a la rutina.

jota y dani

Jota y Dani en las jornadas de los grandes viajes | Diego Fina.

En las parejas que me fui encontrando por el camino siempre hay uno que es el primero en dar el paso y empuja un poquito al otro. En su caso, ¿quién fue el primero en plantear salir de la zona de confort y empezar a viajar? ¿O fueron ambos?

En nuestro caso creemos que como pareja nos vamos complementando. Al principio, Jota y un amigo propusieron ir a Nueva Zelanda a estudiar inglés, y fuimos varios los que salimos a la ruta. Después la idea de seguir viajando se fue dando entre los dos, ya que fue algo que decidimos en el camino. Seguramente si nos hubiéramos planeado de un principio viajar durante tantos años no lo hubiésemos podido lograr, pero fuimos poniendo pequeñas metas.

Me gustaría saber un poco de la logística en los viajes ¿Cómo se organizan? En general se van adoptando roles, el que nació con el don de la orientación va guiando, el que se lleva mejor con los números maneja los presupuestos ¿Ustedes cómo lo llevan?

Sí, en esto está bueno que cada uno haga lo que más le guste. Jota es por lo general quien marca los itinerarios, y yo la que me encargo de la parte técnica, como encontrar un lugar donde dormir, manejar el presupuesto, o buscar cuál es la mejor ruta para hacer dedo.

¿Después de siete años de estar recorriendo el mundo ¿Qué es para ustedes viajar?

Viajar es descubrirse. Es darnos cuenta de que el mundo no es tan inalcanzable (ni peligroso) como creíamos, y de que los medios masivos de comunicación engañan porque las buenas noticias no venden. Es necesario alejarse para ver las cosas desde otra perspectiva…

Si me tuvieran que decir su lugar en el mundo hoy.. ¿Qué me dirían?

Es muy difícil para nosotros elegir UN lugar en el mundo, todavía nos imaginamos viviendo en algún rincón de Argentina cuando dejemos de viajar, pero si tuviéramos que elegir un lugar alternativo sería Malasia. La gente es increíble, tiene buena comida, es barato, y el clima ayuda.

Imagino que después de tantos kilómetros tienen una larga lista de reproducción rutera. ¿Qué temas acompañan a Marcando el Polo?

Nos encanta pedir recomendaciones de música local de cada lugar que visitamos. Los dos que más nos gustan son Salak Music, una banda malaya de reggae, y Ahmet Aslan, músico kurdo que tiene canciones que tienen el poder de transportarte a su tierra.

Después de tantas playas, montañas, desiertos, volcanes y selvas, la retina se va volviendo cada vez más exquisita y ya intuyo debe ser más difícil que un paisaje los sorprenda. ¿Cómo llevan eso, o se siguen sorprendiendo de la misma manera?

Tal cual. Cuando ya viste cien mezquitas, es probable que la siguiente sea solo una más. Lo mismo pasa con los templos budistas, con las playas, o con los monumentos. Un momento clave en el viaje relacionado con este tema fue cuando llegamos a Japón: parecíamos dos nenes solos en una juguetería. Todo nos llamaba la atención como si fuera el primer día de viaje. Es que Japón es de otro mundo…

Esta es una de las cosas negativas que tiene viajar durante tanto tiempo; uno cada vez se sorprende menos. Y negativo hasta cierto punto, porque ya muchas cosas pasan a ser normales. Ver a una persona comiendo con la mano, con palitos, con cubiertos, en el piso o en una mesa, es lo más común. Que alaben a una vaca mientras en otra parte del mundo la pongan en una parrilla también es una diferencia cultural que aprendimos a aceptar.

Dejamos de sorprendernos con los lugares turísticos ya que, por más bonitos que sean, suelen ser algo fotografiable pero que rara vez nos permite una interacción. En cambio, con la gente siempre tendremos algo por descubrir, así que siempre buscamos los atractivos humanos de cada lugar.

Sé que son grandes lectores, un libro que recomienden.

Es difícil recomendar uno solo. Nos gusta mucho leer a Paul Theroux; todos sus libros son buenos, pero uno de nuestros favoritos es “The Happy Isles of Oceania”. Otro que recomendamos es “Videonight en Kathmandu”, de Pico Iyer, o “Pica la caja”, de Seth Godin.

Tengo entendido que estarán solo unos meses en Argentina y de nuevo a la ruta. ¿Qué sigue ahora? ¿Para dónde  apunta la brújula de marcando el polo?

Así es. Hace dos semanas que llegamos a Buenos Aires, y tenemos pensado quedarnos por acá para terminar varios proyectos que tenemos en marcha, entre ellos el segundo libro, que será sobre “Eliminando Fronteras”, el viaje en el que unimos Asia de punta a punta a dedo. Para el año que viene tenemos planeado empezar con un nuevo proyecto viajero, pero esta vez será en dos ruedas: nos vamos a dar la vuelta a Sudamérica en bicicleta.

j y d

Jota y Dani | Marcando el polo

¡Buen viaje chicos! Que empiece la aventura.

firma juli

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s